Radhames Aracena y Radio Guarachita

Radhames Aracena nació el 13 de mayo de 1930 en Santiago de los Caballeros, en la región Valle del Cibao de la República Dominicana. Cuando Radhames era todavía joven, la familia Aracena se muda a la capital (en ese entonces llamada Ciudad Trujillo) en busca de más oportunidades. A los 18 años, mientras Radhames seguía en la escuela, conoció a Homero León Díaz, quien dirigía la radio HIZ, La Voz del Trópico, y le pidió una oportunidad para trabajar como locutor. Pocos años después, Aracena ya era una conocida figura radial.

Su programa se llamaba ‘La campana comercial’, y salía al aire todos los domingos de 2 a 4 de la tarde. Consistía de una hora ininterrumpida de música, seguida por una hora de comerciales. Al cobrar poco dinero para los comerciales, los auspiciantes eran negocios del barrio, como colmados y talleres mecánicos. La audiencia conocía estos negocios, y por lo general seguían escuchando ‘La campana comercial’ hasta que comenzara el próximo programa.

El programa de Radhames pasó a llamarse ‘El Canal 0’ en Radio HIZ, y luego, cuando se mudó a otra estación, Onda Musical, se llamó ‘El 7 a 8 de Mejoral’. Era conocido como el ‘simpatico Radhames’ y uno de los locutores más queridos de Onda Musical.

En 1955, tras obtener los derechos de distribución de la compañía mexicana Peerles para vender discos de Pedro Infante en la República Dominicana, Radhames abre Tienda de Discos Guarachita (diminutivo de ‘guaracha’, la música popular cubana) cerca de la calle El Conde (una de las calles más populares de Santo Domingo). La tienda estaba en la sala de una casa de una viuda, y consiguió que le presten un tocador de discos para que los clientes puedan escuchar música.

Al tener tanto éxito con su nueva tienda de discos, Radhames logró conseguir los derechos de otras compañías internacionales, como Panamerica de Discos, quienes tenían los derechos exclusivos del famoso cantante de bolero Lucho Gatica y el famoso cantante estadounidense Nat King Cole. También entra en contrato con Discos Fuentes, un sello colombiano con presencia en Miami, que manejaba la música de Julio Jaramillo, Olimpo Cardenas, Lucho Brown, Duo Villafuente, Los Pamperos y otros artistas internacionales con mucha popularidad en la República Dominicana. Eventualmente pudo conseguir los derechos de otros sellos importantes, como RCA y CBS, y cuatro años después de su apertura, Tienda la Guarachita tenía un local grande en la calle más conocida de Santo Domingo, Calle El Conde.

En 1959, el mismo año en que Radhames abre su nuevo local sobre la calle El Conde, el gobierno de Trujillo establece una fábrica de prensado para producir discos nacionales, y a la vez prohíben la importación de discos extranjeros. Radhames decide comprar una máquina de pinball para su tienda, que le da un ingreso adicional mientras las restricciones que impuso el gobierno afectan su negocio. Durante este tiempo, Radhames empezó a grabar bandas locales con equipos muy simples, consistiendo de un micrófono y una grabadora de cinta.

Mientras Trujillo seguía en poder, sus familiares y cómplices mantenían el control del negocio musical: decidían qué se grababa y qué se transmitía en la República Dominicana. Esto cambió tras el asesinato del dictador en 1961, y el control que tenía el gobierno aflojó. Durante este período de transición, Radhames pudo conseguir, a precios muy bajos, equipos de grabación y una licencia para lanzar su propia estación de radio.

En 1964 Radhames establece la famosa Radio Guarachita, y luego de un año de pruebas, la radio comienza a emitirse en la frecuencia 690 AM. Radhames ubica su radio en edificio de dos plantas; en la planta alta estaban los estudios de Radio Guarachita y un radio-teatro con capacidad para 150 personas, donde se transmitían espectáculos en vivo. La cabina también era abierta al público, lo cual lograba un contacto interactivo con la gente que pasaba por la calle. En la planta baja había una tienda para la venta de productos electrónicos, como por ejemplo piezas para reparar radios y televisores.
Al principio, Radhames prefería pasar música importada de México y Cuba, para promover los discos que tenía en su tienda. Pero pronto se dio cuenta que su público (gente de la clase media-baja que se estaba mudando a la ciudad) prefería la música de los artistas locales, a pesar de la mala calidad de las grabaciones. De este modo, Radhames Aracena abandonó la idea de producir música del estilo refinado colombiano, y se dedicó a promover la música de guitarra producido por artistas locales, un estilo que hoy en día conocemos como la bachata.

En todos sus programas, Radhames siempre promovía la bachata y hacía sonar la música de los artistas locales. Si bien era uno de los primeros locutores en pasar bachata por la radio, no fue el primero. Locutores como Cuco Valoy (que luego se convertiría en una estrella internacional como cantante de salsa y merengue) en Radio Tropical y José Tabar Asilis (conocido como Charlie-Charlie) en La Voz del Trópico ya estaban pasando bachata, pero al tener su radio en la frecuencia AM, Radhames fue el que más influencia tuvo en hacer propagar el género.

Al mismo tiempo que lanzó Radio Guarachita, Radhames empezó a darle más importancia a las grabaciones que estaba haciendo. Sus primeras grabaciones comerciales fueron hechas con equipos diseñados para publicidades de radio. Estas fueron algunas de las primeras bachatas grabadas en la historia de la música dominicana, y la calidad del sonido era abismal. Dicen que después de una sesión con José Manuel Calderón, a Radhames le daba tanta vergüenza el producto final que ni siquiera se lo mostró al mismo Calderón. Igualmente pudo ver la gran demanda que había por esta música, así que Radhames se empeñó en crear grabaciones que estaban a la par con la calidad de los discos importados.

Consiguió nuevos equipos y dentro de muy poco tiempo se convirtió en uno de los mejores ingenieros de sonido en la industria de la bachata. Estaba a cargo de la grabación y la mezcla de cada sesión, y hasta diseñaba la tapa de los discos. Una gran multitud de bachateros formarían una fila afuera de su casa cada sábado a la mañana para poder grabar con él. Algunos de los primeros músicos con los que trabajó son Los Hermanos Veloz, Inocencia Cruz, Fabio Sanabia, y por supuesto José Manuel Calderón. Los primeros bachateros grababan versiones ‘dominicanizadas’ de canciones de los artistas internacionales que Guarachita antes promocionaba. Radhames también integró su negocio verticalmente al abrir su propia fábrica de prensado, Fábrica de Discos a Guarachita, donde fabricaba para sus sellos discográficos, y algunos otros productores.

Bachata era popular dentro de las clases bajas, pero la gente con dinero que controlaba los medios de comunicación más importantes lo consideraban vulgar y un impedimento al progreso. En los comienzos de los años ’70, la mayoría de los medios nacionales boicotearon la bachata. A Radhames no le importó, y a pesar de ser duramente criticado, siguió promoviendo la bachata hasta que Radio Guarachita se convirtió en el principal difusor del género. Historiador y artista Aristedes Inchaustegui dice: “Mientras los medios de difusión artística en el país veían con desdén estas modestas expresiones del arte popular, el hábil empresario dominicano, Radhamés Aracena (1930), no sólo fue el primero en recogerlas en discos, sino que también supo crearles a través de su Radio Guarachita (1964) el contexto necesario para su difusión masiva, convirtiendo en producto de alta rentabilidad comercial lo que hasta su decisiva intervención había sido considerado como un género musical estigmatizado.”

Después de algunos años haciendo crecer su negocio, Radhames Aracena y Empresas Guarachita tenían una tienda de discos, un estudio de grabación, una fábrica de prensado, dos sellos discográficos (‘Discos Guarachita’ y ‘Zuni’, en nombre de su esposa Zunilda), y una estación de radio con alcance nacional. Radhames tenía control absoluto sobre la música que producía, y también una increíble ventaja sobre otros productores de bachata.

Además de pasar música, Radio Guarachita tenía programas interactivos con secciones para llamadas telefónicas del público y cartas de los oyentes leídas por el locutor. El aspecto del ‘servicio al público’ fue el que lo ayudo conseguir tanta audiencia. La gente que vivía en el campo así como los que se mudaron a la ciudad dependía de Radio Guarachita para mantenerse en contacto. Podían llamar a cualquier hora o mandar telegramas con mensajes para sus familias; esto los obligaba a estar sintonizados todo el día, ya que podían recibir un mensaje a cualquier hora (y en ese entonces no era común tener teléfonos). Muy seguido sucedía que un campesino se mudaba a la ciudad en busca de algún familiar sin saber dónde vivía, por lo tanto iba a la emisora, la radio hacia un anuncio, y el familiar lo pasaba a buscar. Este aspecto de la radio no solo ayudo a miles de personas mantenerse en contacto, pero también ayudo a Radhames Aracena asegurarse un público que dependería de Radio Guarachita.

Radio Guarachita ayudo popularizar a tantos de los legendarios bachateros que conocemos hoy: José Manuel Calderón, Leonardo Paniagua, Blas Duran, Ramon Cordero y Edilio Paredes son tan solo algunos de los nombres que están asociados con Radhames Aracena y su Radio Guarachita. Otros músicos que pasaron por Radio Guarachita incluyen a Tatico Henriquez, Dionisio ‘Guandulito’ Mejia, y Fefita la Grande.

No fue todo tan fácil para Radhames y sus músicos, había mucha controversia (y todavía la hay) sobre el trato que recibían los músicos del sello. Músicos como Edilio Paredes y Joan Soriano cuentan que Radhames los forzaba a sacarse los zapatos en el estudio de Guarachita y trabajar hasta 12 horas sin parar para comer. Los contratos que Radhames les ofrecía eran escasos, y muchos creían que merecían más dinero, y hasta hoy siguen habiendo disputas por regalías no pagas. Si esto no fuera poco, Radhames no tenía problema en robarle las canciones a los músicos que no eran parte de la familia Guarachita. Si una canción era popular, Aracena lo regrababa con uno de sus propios artistas, tratando de usurpar la atención. En los años 80, por ejemplo, Aracena regrabó varias de las canciones de Juan Bautista con un músico de Guarachita, José Manuel Félix, ‘El Solterito del Sur’. Al tener tanto dominio sobre las ondas radiales con Radio Guarachita, muchos de los temas de Bautista eran asociados con las versiones de El Solterito. A pesar de todo, se sabía que con las grabaciones y la promoción que recibían en Radio Guarachita, los artistas obtuvieron muchos conciertos y giras. Guarachita, al fin y al cabo, ayudó lanzar la carrera de muchos artistas, y si bien hay disconformidad con el trato que recibían, los artistas de Guarachita sienten gratitud hacia Radhames.

Al pasar los años, la bachata fue cambiando con los tiempos. En la década de los ‘90, bachateros empezaron a grabar con guitarras eléctricas. El boicot de los medios aflojó cuando la bachata ganó popularidad dentro de las clases sociales altas y a través de Latinoamérica. Sellos discográficos más sofisticados del exterior se interesaron en la bachata, creando una competencia a la que Empresas Guarachita no acostumbraba. Intentando modernizar su radio, Radhames cambio Radio Guarachita de frecuencias, al pasar de AM a FM, de esta manera limitando su audiencia a sólo Santo Domingo.

Radhames Aracena murió el 11 de diciembre de 1998, a los 68 años de edad, y su tan querida Radio Guarachita cierra poco tiempo después, cuando sus herederos lo vendieron al empresario dominicano Juan López. Cuando una persona sintoniza a la frecuencia 690 AM, son serenados por los sonidos de ESPN Radio. Muchos músicos que trabajaron con Guarachita hoy siguen vigentes, y el trabajo de Radhames se siente a través de ellos. Entre ellos, están Antony Santos, Luis Segura, Leonardo Paniagua, Rafael Encarnación, El Chivo Sin Ley, Eladio Romero Santos, José Manuel Calderón y muchos más.

En sus últimos años de vida, Radhames Aracena persistía con su búsqueda de innovar y mejorar. Al fallecer, dejó una gran cantidad de proyectos sin terminar. Entre sus últimas grabaciones (que quedaron sin salir al público) está “Su lado de cama” de Joan Soriano, un álbum de bachatas criollas. Estas grabaciones que habían quedado en el olvido fueron recuperadas por iASO Records, y en 2010 “Su lado de cama” fue lanzado, y cuatro años más tarde, en 2014, la primera bachata criolla disponible comercialmente “Cheri Amou” fue lanzada.

Do not include in Articles: 
No

11 Comments

Facebook Twitter Email this

Únete a la discusión

Cosme Pérez February 26, 2017

No sabia que Anthony Santos Habia salido de la Guarachita, Siempre escuchaba Radio Guarachita, premios como e globo electrico y concurso de las 7 palabras, Recuerdo a lo locutores Julio Ortiz, Marcia Matos, Fernando Gómez, Tony Diaz , Octavio Tavares, Ciprian Hamburgo entre Otros

Emilio Rodriguez February 25, 2017

Donde quedo o fue a parar toda la música de la guardacostas

Ricardo montilla February 24, 2017

En verdad arecena fue una figura muy importante de esa época dónde tan poca personas se podían superar.........

Guillermo Aquino B. September 20, 2015

Cuantos recuerdos hermosos de la época.
El los campos de Loma de Cabrera era un toque de queda el Programa "Lo que el público pide" que se transmitía en horas de la noche.
Quiera Dios que alguien relance La Guarachita en AM

Miguel Soriano July 14, 2015

Como olvidar esos tiempos todo el contenido de.la.programcion era muy entretenida La discoteca millonaria .El mensajero W. Los servicios publicos.El globo electrico etc. recierdo que visite sus estudios en 1980

Max Batista June 17, 2015

Gransorpresa encontrar un texto tan bien documentado. Guardo recuerdo de Rhadamés y sus hermanas a quienes conocí en el Instituto de los Silié. Recuerdo vivbamente cuando Rhadamés me llamó para anunciar que había obtenido el teléfono 2-3456, número obviamente singular y atractivo, para La Guarachita. Le recuerdo como buen amigo y colega de la radido.

Marino Tejada April 12, 2015

estos acontecimientos deberían pasar a la historia de la música dominicana, especialmente la Bachatas. Este lugar debio ser un museo de arte.

iASO Records February 13, 2015

La tienda ya no existe mas. Si eso deberia ser un museo. O seguir funcionando y dedicado a la musica Dominicana de tiempos pasados

hector manuel acevedo January 13, 2015

creo que ese local nunca debió venderse debería ser un museo de música o un recuerdo nacional por todo lo aporte que logro
a la masa compesina

kiko January 1, 2015

great.idea.to.record.bachata.in.creole